Un espacio de historia y sentimiento en la Feria Internacional del Libro

Pabellón Dedé Mirabal

Pabellón Dedé Mirabal

Anoche comencé mi recorrido por la XVII Feria Internacional del Libro, recién inaugurada en Santo Domingo. Como cada año, inicié con el entusiasmo de pasearme por los diferentes atractivos y novedades de cada nueva entrega, hojear algunos libros y adquirir otros. A pocos segundos de iniciar, quedé frente a un espacio que me conmovió: el pabellón que la Feria del Libro dedica a doña Bélgica Adela Mirabal (doña Dedé).

Dedé Mirabal Mi reacción no fue otra que la de entrar inmediatamente y conocer cómo ya doña Dedé había pasado a otra perspectiva de la historia. En esta ocasión no se trataba de Patria, Minerva y María Teresa, este espacio era sólo de doña Dedé. Un espacio que se ganó con creces pero tenía que ser escrito sólo cuando ella emprendiera su vuelo. Y ahora, ¿cómo entrar a un espacio de las Mirabal donde ya la narradora no sería doña Dedé? Qué extraña sensación sentí en los segundos que me tomó entrar al pabellón.

Doña Dedé Mirabal

Cita de doña Dedé, entrada del pabellón

 “¿Por qué a usted no la mataron? Me preguntan a veces, con toda su inocencia los niños y les respondo: Quedé viva para contarles la historia” Dedé Mirabal. Con estas palabras, impresas en la pared, nos invitan a recorrer la historia de esta cuarta mariposa, donde su voz se hace eco en cada espacio tocado por recuerdos y detalles de su vida: fotografías, frases, algunos de sus muebles favoritos y decenas de reconocimientos.

 Casualmente llegué al culminar la inauguración del pabellón y tuve la oportunidad de ver allí a toda su familia, sus hijos, nietos, sobrinos y amigos cercanos.

Mecedora de Dedé Mirabal

Mecedora de Dedé Mirabal

Cuna de Dedé Mirabal

Réplica de la cuna que meció a Dedé, a sus hermanas y a sus hijos.

Mueble Jardín Dedé Mirabal

Mueble Jardín Dedé Mirabal

 

Esto hacía el momento mucho más emotivo. En ellos se palpaba el sentimiento y orgullo de una dama tan querida, admirada y respetada por todos. Tanto que en segundos el espacio se llenó de ciudadanos atraídos por la historia de esta mujer extraordinaria.

 A distancia la hemos querido y admirado. Estoy segura que ahora este espacio de pocos metros y exquisitamente decorado (tan exquisito y delicado como era ella) no parará de ser visitado por todo el pueblo, ávido de conocer sobre el vuelo de esta cuarta mariposa.

Pabellón Doña Dedé Mirabal

Pabellón Doña Dedé Mirabal

 ¡Honor a quien honor merece! Mis congratulaciones a quien tuvo la maravillosa idea de traer este pedacito de historia a la Feria del Libro.

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s