Reglas de cortesía para hacer una visita

visita inesperada

Portada del Saturday Evening Post (Unexpected Visitors)

¡Corran! Llegó visita … ¿quién no ha escuchado esto?

Todos hemos sido sorprendidos con una visita inesperada. Aunque la finalidad de visitar es agradar y manifestar el cariño a los demás, es necesario no faltar a algunas reglas para que eso “bueno” no se convierta en inoportuno.

Algunas recomendaciones para cuando se realiza una visita:

 

Visita de cortesía

Avisar antes, para asegurarse de que la persona a visitar estará disponible en casa. Se puede anunciar por escrito, pero se corre el riesgo de que no sea leído el mensaje.

Si se trata de una visita durante la semana, lunes a viernes, tener en cuenta la hora a visitar (ni muy temprano ni muy tarde en la noche) y si es de noche, hacerla lo más breve posible para no perturbar el descanso de la familia que al día siguiente tiene trabajo. Estar atento a cualquier tipo de gesto que demuestre aburrimiento o cansancio por parte de los anfitriones. Si así ocurre, es hora de poner fin a la visita.

 

Los horarios de visita

Existen determinadas horas en las que no se debe hacer una visita, por mucha confianza que se tenga con las personas a visitar: muy temprano en la mañana, a la hora de almuerzo o de la cena.

 

Evitar la visita sorpresa

De lo contrario, la sorpresa se la podría llevar el visitante. En ocasiones, ser inoportuno puede ocasionar hasta un mal recibimiento, por varias razones: el visitado puede tener otro compromiso y estar a punto de salir, puede estar ocupado o simplemente no estar en condiciones de recibir a nadie en ese momento.

Si no se puede evitar que la visita sea sorpresa, al llegar se debe preguntar si es un buen momento y poner atención a la reacción. Puede ser que por educación, el visitado, aún sin poder recibirlo, acepte la visita. En ese caso, es mejor saludar y ser muy breve.

 

Visita a personas con quienes se tiene poca confianza

Si se trata de una invitación, la visita no debe durar más de lo pautado por los anfitriones. En el caso de una visita de cortesía, debe ser de corta duración (no más de una hora), sobre todo si es la primera visita a ese hogar.

 

Si la puerta está abierta

Por más confianza que exista, no se entra a una casa ajena sin tocar el timbre o la puerta.

 

Visita con acompañantes

No es correcto hacer visita, con amigos o relacionados, sin anticipar que vamos acompañados. Esto puede hacer sentir incómoda a la persona a visitar.

 

Visita con niños

Antes de realizar una visita con niños, es preferible preguntar si es apropiado llevarlos. Si se llevan, no se deben perder de vista para que no causen molestias o algún destrozo. Sobre todo si se trata de un hogar que no tiene niños.

 

Visita con mascotas

No a todas las personas les agradan los animales, así que nunca se debe llevar animales (mascotas) de compañía al hacer una visita. Lo correcto es abstenerse, y en caso de ser necesario, consultar con los dueños de la casa antes de llevarlos.

 

Visita por el nacimiento de un bebé

Esta visita es preferible hacerla al hospital, de manera muy breve, porque conlleva menos compromiso para la madre. Se trata de conocer al recién nacido y felicitar a los padres, no de una reunión social. Media hora de visita es suficiente. Si la visita se lleva a visita a enfermocabo en casa, lo correcto es hacer una llamada previa. Es de rigor llevar un regalo para el recién nacido.

 

Visita a un enfermo

Antes de visitar al enfermo, es necesario investigar el día y la hora conveniente para hacerlo: nunca antes de las nueve de la mañana ni después de las siete de la noche. El tiempo de permanencia no debe exceder de quince minutos o media hora. Si el enfermo luce cansado o molesto, es preciso retirarse inmediatamente. Es un gesto amable llevar un detalle al enfermo (dependiendo de su condición médica puede ser algo de leer o alimento) o a la persona que lo acompaña.

 

Regalos de visita

Aunque en una visita de cortesía (cuando no has sido invitado) no es necesario llevar regalo, un pequeño detalle (nada personal) se agradece y hace lucir muy bien al visitante.

Si se atiende a una invitación: tomar café, almorzar, cenar, etc., llevar un detalle de cortesía es recomendado.

 

Agradecimiento por la invitación

Siempre se debe dar las gracias por las atenciones y el trato recibido. Si la visita es fruto de una invitación, lo correcto es extender una posterior a los anfitriones para corresponder sus atenciones.

(Artículo publicado en la Revista En Sociedad, del Periódico Hoy)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s