¡Qué viva nuestra Bandera!

Adri y la bandera

El amor por la Patria comienza desde que somos niños. En nuestros primeros años de vida, la Patria se pinta, se toca, se escucha y hasta se baila. En los días patrios, cada niño llega a su hogar con un pedacito de Patria en sus manos y hasta con la ropa teñida de tricolor.

Adriana vestida de campesinaEn las casas, los padres rebuscan en sus baúles los ajuares patrios y entre ropas “típicas y coloniales”, espadas y trabuco, renace la historia en cada escuela. Esta formación de hogar y la escolar forjan a un buen ciudadano, apegado y amante de sus raíces.

Una vez escuché a un artista decir que los fans envejecen con sus ídolos; sin embargo, la Patria se renueva cada vez que nace un ciudadano. Y con ella, sus símbolos retoman su significado pues representan toda la lucha necesaria para ganar la libertad de la que goza esta nueva generación.

La foto de mi sobrinita Adriana pintando la Bandera me cautivó. Verla tan concentrada “en su dibujo” me hizo recordar que una vez yo también pinté, toqué, escuché y bailé la Patria tanto, que ahí comenzó mi amor por ella y mi compromiso de defenderla si fuera necesario.

¡Qué viva la Patria! ¡Qué viva nuestra Bandera y qué viva nuestra Independencia!

 

8 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s